Las láminas de protección solar para cristales es una de las soluciones mas efectivas para combatir el calor y el exceso de consumo de electricidad debido al excesivo trabajo de los aparatos de climatización. Uno de los principales problemas en los edificios acristalados es el exceso de calor producido por una gran incidencia solar sobre los cristales, aumentado la temperatura en el interior de los edificios,  provocando temperaturas altas, consumos de energía eléctrica excesivos y gastos en el mantenimiento de los aparatos de climatización

En esta ocasión se ha actuado sobre los cristales del edificio IAM ubicado en la Universidad Politecnica de Valencia. Ha sido necesario la utilización de una maquina elevadora para acceder a los cristales por la parte exterior. Se ha instalado una lamina de protección solar exterior que reduce el 86% del calor, el 99% de rayos ultravioletas y el 86% de los reflejos. Con la instalación de esta lamina de protección solar hemos conseguido reducir el calor y la temperatura en los lugares de trabajo, reducir el consumo eléctrico producido por un un exceso de trabajo de los aparatos de climatización. Los usuarios de los despachos pueden subir los estores en ciertos momentos del día y beneficiarse de la luz del sol y evitar tener que encender la luz, con el consiguiente ahorro energético que esto supone

La instalación de las laminas de protección solar ha durado una semana y no se ha alterado el día a día de los usuarios del edificio.

El resultado ha sido beneficioso para los usuarios del edificio, disfrutan de una temperatura confortable con un gasto menor en electricidad y colaborando con el medio ambiente.

Es mucha la energía que se derrocha en muchos sitios para reducir el calor y  obtener temperaturas confortables: Las laminas de protección solar reducen los W/m2 que entran por los cristales disminuyendo la temperatura y ayudando a un mejor funcionamiento de los aparatos de climatización.