Son muchas las casas con problemas de calor debido a la incidencia del sol en los cristales. La protección que ofrecen algunas cortinas no es suficiente para poder obtener una temperatura confortable y sin tener que recurrir a los aparatos de aire acondicionado, con el gasto eléctrico y económico que esto conlleva. Con la aparición de las láminas de protección solar, este y otros problemas derivados del exceso de radiación solar pueden ser solucionados o minimizados gracias a la instalación de láminas de protección solar.

Ya son varios los edificios en los que hemos tenido que actuar debido a las altas temperaturas que se alcanzaban en las habitaciones orientadas al sur y oeste, debido a los largos periodos de luz a las que están sometidas.

En las ventanas con apertura se opta una lámina exterior que filtra hasta el 86% del calor, reduciendo la temperatura interior, el consumo de energía eléctrica y alcanzado una temperatura de confort para la comodidad de los usuarios. En los cristales que so se pueden abrir, se opta por una lámina interior, que aunque no filtra la misma cantidad de calor que la lámina exterior, llegamos a porcentajes del 66% sin tener ningún riesgo de rotura del cristal.

Las láminas de protección solar no solo trabajan en verano, también reducen la perdida de calor en los meses de invierno, disminuyen la transmisión de energía a través del cristal, ahorrando calefacción en los días mas fríos.

Este tipo de instalaciones hace mas confortable la estancia en los domicilios al mismo tiempo que se ahorra en energía eléctrica, y se colabora con el medio ambiente.